Browse By

“Sho-shan y la Dama Oscura”
de Eve Gil [reseña]

antes publicado en Pretensiones literarias

Compré este libro por 4 razones:

1) su atractiva portada, lo cual fue lo primero que llamó mi atención antes de leer su contraportada;

2) la promesa de la contraportada de que entre las páginas del libro encontraríamos un personaje con síndrome Asperger;

3) la curiosidad que me ocasionó saber sobre el manga y el animé desde una perspectiva que consideré “accesible”;

4) y el hecho de que la autora, Eve Gil, es sonorense.

eveportadaEl libro en su portada afirma ser “La primera novela en español acerca del manga” y en su dedicatoria insinúa ser la obra que da comienzo al “realismo mángiko”. Tras superar todos los aspectos que me llevaron a comprar este libro en primer lugar, me parecieron bastante pretenciosas esas promesas de la obra. A final de cuentas esas frases no son más que estrategias mercadotécnicas sin consecuencias relevantes para la literatura. Frases que terminan siendo huecas. Me recuerda a la misma promesa que hacía la novela fragmentada A.B.U.R.T.O. de Heriberto Yépez, al leerse que se tratará de una novela “narcorrealista”, cuando la obra poco tuvo que ver con narcotráfico. Aunque claro, en este caso sí ha habido estudiosos que afirman dicha corriente existe y dan santo y seña de la evidencia; Jorge Spinoza es uno de ellos (http://www.llorch.org).

Si bien realismo mángiko puede terminar siendo una estrategia de mercado que raya en lo trillado, el término sí ayuda a comprender lo que pretende la autora en su novela, donde la lógica y dinámica del manga y el animé se fusionan y dan sentido a la existencia de Violeta y Luisa (mejor conocidas en la novela por Murasaki y Cho), dos hermanitas hijas de Luis Monsalve y Dagmar Oscura (Dama).

Debo admitir que las primeras páginas de la novela tocaron varias de mis fibras sensibles. Violeta/Murasaki es hermana mayor de una niña con Asperger, Luisa/Cho. En las primeras páginas Murasaki relata cómo su familia se fue dando cuenta de que su hermana era especial y describe sus síntomas; además describe cómo la convivencia familiar se ve afectada por el comportamiento de Cho. Me sentí identificada con algunos fragmentos de la novela, pues me recordaron mucho mi infancia con mi hermano menor que padece autismo, un síndrome que pertenece al mismo espectro que el Asperger.

El problema de esta novela surge cuando Luisa es acusada por sus maestras del kínder de haber matado a uno de sus compañeritos de clase. Los medios, la policía, los políticos, la sociedad se va contra Luis y especialmente contra Dagmar acusándolos de ser malos padres por estar altamente influenciados por la cultura japonesa. Conforme avanza la trama vamos descubriendo varias relaciones entre la vida de estos personajes y la historia de un manga creado por un personaje japonés de nombre Kunikida.

De este libro se pueden sacar múltiples interpretaciones. En lo personal me gusta pensar que se trató de una historia donde Violeta se ve en la necesidad de recurrir a su muy productiva imaginación para sobrellevar las tragedias familiares. La protagonista afirma tenerle cariño a su hermana pero no sentir con ella una relación, lo cual en ocasiones la lleva a cuestionarse si la ama o si sólo siente un compromiso de sangre. El pensar a su hermana menor involucrada en otra dimensión (llamémosla de manga o animé, que la autora gusta de representar por medio de la presencia de una plasma en la acción) donde ambas son capaces de hablar entre sí e interactuar como lo harían dos personas completamente normales, la hace crear y desarrollar esa tan anhelada conexión que desea. Me agrada esa idea. Pensar que quizá en otra dimensión o realidad alterna mi hermanito menor podría conversar, expresar sus pensamientos y afectos en un lenguaje más accesible al que recurre en esta realidad.

3 thoughts on ““Sho-shan y la Dama Oscura”
de Eve Gil [reseña]”

  1. monchie horror says:

    anime no lleva acento.la obra de Eve tiene un gran merito, que es el de contribuir a descubrir otra mirada de Japón que no sea el exotismo de los samurais y geishas que tanto habiamos estado viendo en nuestros escritores desde los años 50 y hasta la fecha. Sin embargo, la alusión por hacer exotico algo tan comun en Japon como el manga y anime es tambien formar otros estereotipos, es pasar otro filtro de tendencias contemporaneas juveniles y de alguna manera ser oportunista. Esta no es una obra de manga y anime, es otro tipo de novela con una trama un tanto mas comun maquillada con manifestaciones cosplay, que no tiene nada de malo, cada quien consume lo que quiere, pero estoy seguro que por lo menos en nuestro pais se aprovecha cualquier aspecto mas o menos novedoso para hacer este tipo de novelas, que se muestran frescas ante la alternativa de un Octavio Paz o un Carlos Fuentes (Incluso de un Jorge Volpi o un Mario Bellatin) pero que tampoco llegan a un nivel de genialidad o siquiera conllevan a la buena fortuna de ser novedosas o marcar un parteaguas en la literatura mexicana. De todas maneras doy un aplauso a Eve Gil por aprovechar este riachuelo del manga y anime y atreverse a escribir otras cosas, pues en este pais aun los jovenes siguen escribiendo sobre casas que gotean en pueblos imaginarios con personas que llevan el mismo apellido (broma privada).

  2. arcadia says:

    Hola, yo estoy leyendo el libro, y aunque la narración es amena y la historia intrincada y emocionante si le encuentro bastantes fallas. En primera que debió depurarse más la redacción para que no haya errorcillos de dedo que desconcentren al lector y demeriten la obra, y segundo que antes de escribir y más aún de publicar una novela que hable del mundo anime y manga investiguen un poco, el libro tiene errores básicos en nombres de series y en el uso de palabras de origen japonés. Para no ir más lejos citaré el gigantesco error de coherencia entre el título del libro y el nombre del personaje de Lu o Cho, además de que shan no quiere decir nada, es chan la palabra correcta, por favor, entren a internet 15 minutos antes de hacer el ridículo, más aún si es el título del libro.

    Me gustó el enfoque que hace de la crítica y la intolerancia que hay dentro de la sociedad mexicana hacia lo que es diferente.

    Y una cosa más, si pretenden que los aficionados al anime y manga lean este libro andan muy perdidos, yo como fan encontré insultante que no conozcan lo básico dentro de la animación japonesa, no es por hacer menos a nadie pero si publican esto ha de ser porque son medio ignorantes, lo único que les importa es sacar novelitas de VIPS que medio se vendan o porque la autora tiene contactos.

  3. Diana xD says:

    En mi opinion personal es un buen libro que por lo menos saca un nuevo punto de vista de los libros en especial por que me identifique con violeta pues ella hace lo mismo que yo.

    Y sobre los errores que menciona arcadia son pocos, pero en cualquier libro pueden pasar ya que son errores de inprenta debido a producir gran cantidad de libros en masa, por otro lado menciono que a los fans del anime no les gustaria, Yo soy una fan del anime y manga y el libro me gusto bastante. Y si a ti no te gusto no tienes derecho a generalisar que Eve Gil la autora del libro tambien es fan al anime.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *