Browse By

“Lo bello y lo triste” (Yasunari Kawabata)

lobello.jpg

¿Cuánto tiempo puede pasar sin que se le haga justicia a un alma derruida por el desprecio?, o quizá en vez de preguntarnos deberíamos pensar en la fragilidad de una experiencia sensitiva como el receptáculo de la tristeza de un mundo que es demasiado aterrador para aquellos seres que se expresan mejor en la turbulencia de un pincel y que por lo tanto no están capacitados para soportar indemnes los arrebatos pasionales de la Brutalidad que muchas veces toma la forma de un hombre inconsciente. ¿El dolor puede guardarse para siempre a través de su sublimación en exquisito quehacer artístico?La tesis que Yasunari Kawabata(Osaka, 1899) plantea en esta novela no puede ser más inquietante: ¿en qué medida mi obra de arte que es el vehículo para que mi sensibilidad violentada pueda digerir mejor el mundo debería ser discriminada en favor de la consecución de un ardoroso objetivo más terrenal pero capaz de proveerme una felicidad mayor, más “real”? La felicidad es entonces una condición que se puede o no alcanzar según el parámetro establecido por mí mismo para sentirme satisfecho y hasta “productivo” siempre bajo la amenaza de que, si uno sólo de los microcomponentes de la compleja máquinaria de la vida diaria se sale de su lugar, nos veremos atormentados por el resto de nuestra existencia por la desazón de lo que pudo ser y de los errores que debimos predecir, en un momento en que la experiencia no nos había capacitado para distinguirlos.

Otoko, la gran protagonista de Lo bello y lo triste, es una pintora al borde de sus años cuarenta que se ha ido a vivir a Kyoto tras sufrir una decepción amorosa siendo casi una niña que no sólo le dejó el fardo de la muerte de su bebita, el producto del embarazo subsecuente a su relación con un hombre veinte años mayor que ella, sino la angustia serena de saberse amante devota y eterna de él, del novelista Toshio Oki, que la ha abandonado para siempre y se ha servido de su romance para pergeñar una novela a lo Lolita acerca de la relación de un hombre maduro con una colegiala de secundaria: una infamia que pesará sobre Otoko pero también sobre la decadente carrera literaria de Oki, y Keiko, la apasionada y amoral asistente de la pintora, busca la venganza de su maestra para devolver equilibrio a un universo en el que los cuadros que reproducen plantíos de té e infantes neonatos acendiendo a la gloria no sn suficientes para regresar la tranquilidad a un alma agobiada por la vergüenza. Es probable que todos los Okis del mundo, patanes y calaveras, cuando salen a hacer sus desmanes no piensen en la variable del tiempo como asentador de sedimentos amargos en las vidas de todos, y cómo estos funcionan como vías para que la culpa se instale sobre las espaldas de cada victimario, y Kawabata nos ofrece esta visión de la venganza como una catástrofe natural, como un movimiento cósmico que, sin importar en qué abismo exterior o personal se ocultara Oki, lo habría encontrado, porque en el mundo del Premio Nobel de 1968 la comprensin del mundo en su estado natural implica un tratamiento similar para los actos humanos: quien atenta contra la inocencia de un alma pura, debe pagar, así sea con la sangre de su propio hijo. Ninguna ofensa quedará impune.

6 thoughts on ““Lo bello y lo triste” (Yasunari Kawabata)”

  1. Ian Kwen says:

    Es curioso, la visión que tengo de este libro, una de las obras cumbre de la literatura japonesa y tal vez mundial, sea tan distante a la Usted; en vez de venganza, yo veo castigo, o mejor dicho: la “NÉMESIS”; el protagonista me parece el y no ella; y, sobre todo, es una obra que trata del arrepentimiento, de almas atormentadas, de la terrible soledad que se siente cuando uno se hace mayor y recuerda las oportunidades perdidas, de lo que pudo ser y no ha sido.

  2. mimi says:

    Es obvio que de lo escrito, cada uno interpreta según su propia mirada. Para mí hay cierta identificación de parte de Kawabata en la soledad de Toshio Oki,quien a pesar de estar con su familia, no deja de sentir nostalgia por un amor vivido hace tiempo.Pienso que no es dificil para un hombre enamorarse de una bella joven, sensible y apasionada como, es descripta Otoko, quien no fue pasiva en la relación, sino que tambien amó.
    Es verdad que en la vida todo tiene un costo,y cada uno lo pagó de manera diferente. Quien no me queda tan claro, es Keiko,porque luego de declarar su “odio a los hombres”, seduce y mata al hijo de quien su maestra amó.Su argumento es la venganza,pero, parece pueril en este contexto, pensar que solo es eso.¿Que se satisface en ella con este acto? y ¿cual será la pregunta que la madre del joven queria hacerle diciendo que era “de vida o muerte” saberlo?Kawabata lo deja abierto y libre para que pensemos lo que podamos. Me parecio genial el tratamiento sutil de la sensualidad.

  3. yesenia says:

    …simplemente genial!!!

  4. Alex says:

    Lo Bello y lo Triste me ha parecido una magnífica sinfonía de los sentidos. Es notable como el autor ha logrado escribir una pieza como esta, que descolla en diversos planos, desde lo psicológico a lo sensible, pasando por la oportunidad de adentrarnos profundamente en una cultura poco comprendida como es la japonesa. La prosa es brillante, por simple, delicada y estéticamente elevada. Los interrogantes que plantea la trama se han filtrado sin esfuerzo en mi propio Yo. He crecido con este libro, ahora tengo mucho más que antes para plantearme y responderme. Al menos lo intentaré. ellibro merece varias relecturas.

  5. belen says:

    eiiii hola :) no saben cuantas paginas tiene este libro….esq encontre un pdf en inter pero solo trae 140 pags alguien m podria responder 😀 thanks!!!!

  6. Andrés says:

    El título del libro resume muy bien su esencia.
    Concuerdo con mimi de lo enigmático que resulta Keiko, aunque no creo que haya matado a Tashiro; más bien fue un accidente inevitable, una tragedia al estilo griego.
    Tal vez alguien pueda responderme lo que pudiera ser un detalle o tan sólo un capricho de Keiko: ¿Por qué le niega a Oki uno de sus senos y a su hijo el otro?
    Siento que Keiko utilizó a Oki para vengar a Otoko y que utilizó a Tashiro para vengarse de Otoko, para causarle celos. Y siento también que ella misma empezó a enamorarse del joven Tashiro, pero esa fuerza vital en ella sólo causa destrucción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *